Google+ Followers

domingo, 6 de abril de 2014

RECORDANDO




Recordaba lo buena que eras
Sentía el ayer en mis venas
Y te aceptaba como fueras
Con tus alegría y tus penas

Y no me acorde el por qué?
Para que verme sufrir
Acaso solo fue un arranque
o una forma de huir

De repente desapareciste
Dejando unos brazos vacios
Sin más ya no amaneciste
Dejando amargos mis labios

Serian tantos pretextos enredados
Para abandonar nuestros sueños
O resucitar los deseos enterrados
Y buscarles sus antiguos dueños

Ya no estás tú, ya no estoy yo
Solo queda el hueco de un calor
Cerca de aquel pequeño arrollo
Lleno del olvido de mi viejo amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

La llorona Luis González Obregón, Las calles de México: Leyendas y sucedidos. Porrúa, México, 1997.

194. La llorona Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en su...

Entradas populares