jueves, 31 de julio de 2014

No cres en mi



No crees en este amor
Porque soy un loco,
Pero me falto el valor
Y ese es tu enojo
Te digo musa mía
la vida te apasiona..
 Mi alma no confía
Y al corazón traiciona
Eres lo que he buscado
Una pequeña estrella,
Eres lo que he anhelado
El alma más bella
Te hablo en serio,
Sin mascaras ni jugueteos
Busco el remedio
Y es quererte más Y
que me quieras tú...

Misael GC

la presa



Soy como un gato negro
Corriendo tras su presa
Inmerso en un allegro
Cuando la vida solo cesa

Sintiendo al aire entrar
Da bocanadas de placer
El felino deja exclamar
A la muerte conocer

Como es negra mi suerte
Que me alejo de tu vida
Y solo quiero conocerte
Y huyes perseguida

¡No corras!
Que a mis instintos despiertas
Solo quiero jugar con tu ser
En estas vísperas desiertas
Hay cosas que debes conocer…

Solo entiende: de un cazador...
No huyas solo déjate llevar
Por este humilde servidor...

Misael GC

sábado, 12 de julio de 2014

La hormiga y sus amigas (Se tsikatsintli iuan itlaixmatkauan) cuento nahuatl



Se tsikatsintli  iuan itlaixmatkauan








Nejua onikitak se tsikatsintli nan yau, en yau kitejtemoua tlenkikuas.
Se tonajli okinexti pan ojtli se tlasojli ika tlakuajli tlen yejuakinekiya kikuaskiya ichan; yejua okinemili.  Kenijki nikchiuilis yejon tlasojli ueyi man nejua xnikojtik kuajon otlejkon ipan se tlakotli tlajtlachaya pan tepetl kentla nemiskiya ipan se ueyi kajli. Tlajtlachaya kuali uan sanimantsin okinmitak ome itlaixmatkauan panotiyaya nisiu kanpa yejua nemiya. otemok niman kuak omominitak man noye onotlalo kampa nemiya man okimijli: notlaixmatkuan xuajlakan   nouan,   nikanka   se   kualtlakuajli.   Yeyimej






tsikatsitsintin  onouikake  kampa  onkatka  on  tlakuajle opejke kinomamaltiya man okitkikej.
Tlen se xouel okichiu, okichijke yeyimej.



Nombre:    González Estela Merino
Lugar:        El Epazote, Mpio. Chilapa de Álvarez, Gro.
Lengua:     Náhuatl
Región:        Centro 1996
Categoría Infantil


La hormiga y sus amigas


Yo he visto una hormiga que iba de acá para allá en busca de alimento. Encontró en su camino una pajita de avena que hubiera deseado llevársela, pero ella era tan pequeña y la paja tan grande que entonces pensó en subirse a una rama seca y miró al campo como desde una torre. Siguió observando con gran atención, hasta que descubrió a dos de sus amigas que pasaban cerca de allí; al mirarlas bajó y corrió hacia ellas y les dijo:
   Amigas, vengan conmigo que hay por ahí una  cosa muy buena.
Las tres hormiguitas se fueron juntas y pudieron llevár- sela, una sola no lo pudo hacer.

La abuelita y sus tres nietos (Sé lamajtsin uan yeye ixuiuan) cuento en nahuatl y español

Sé lamajtsin uan yeye ixuiuan








Nimiya sejpa se lamajtsin ixuiuan inana xok nimiya uan y tata noijki se telakatsin uan yeueye katka okinimili:
–    ¿Kenejki nimotekipanos iuan nokniuan?, nias  uejka kampa nikon nextis chantiua tlajkon on tejlakatsin oya uan onejnen uejka, yosiajka onotlale okontak  onka  se kajjle ueye kualtsin  istak,  kema  oya on  telakatsin, otlatepini kampa on chantli uan oki tlatlapole se ueuentsin kualtsin istak itson itokayatka tonaijle okijli:
O tiuajla nokane, xomotlale titlakuase otlakuajke uan ilitajtolte ¿tlenon otijchuako nikan? okili:
–Nejua nijneke ni tekitis nikin tekipanos nokniuan  se lamajtsin nejua uan ome nokniuan  tlajkon tinech paleui okuikak kampa itlatok, kipiyetka miyek uelik, okijli tla tikileuiya  xinexlis pampa  tikuakse  uajmostla  sa  yejua,






xokixiko okileui se polan, otikileui okijle ka san okiyanile, yejua okijto xikeman nechitaske tla itla onikua.



Nombre:    Reynalda Bello Rodríguez
Lugar:    Acatlán, Mpio. Chilapa de Álvarez, Gro.
Lengua:    Náhuatl
Región:    Centro 1997
Categoría Infantil


La abuelita y sus tres nietos





Había una vez una abuelita y sus tres nietos, los padres de ellos ya se habían muerto. Entonces uno de ellos se preguntó:
–    ¿Cómo le haré para mantener a mis hermanos y a mi abuela?; me iré y caminaré lo más lejos que pueda.
El niño caminó, miró hacia un lado y vio una casa bonita y blanca; se fue y llegó, tocó la puerta y le abrió un viejito canosito de nombre Sol, que le dijo:
–    Pasa, siéntate, vamos a comer.
Comieron y le preguntó:
–    ¿Por qué viniste?
Contestó:
–    Yo quiero trabajar porque tengo que mantener a mis hermanos y a mi abuelita.
–    Está bien –le contestó.
Se fueron a su huerta, tenía muchas frutas y le dijo:
–    Si se te antoja algo me dices, para que lo pruebes.
–    Sí –respondió.
Al otro día, se fue solo y se le antojó un plátano, lo cortó y se lo comió; al llegar le preguntaron:
–    ¿No se te antojó algo?
Él dijo que no porque pensó que nunca lo iban a ver cuando comía algo.

lunes, 7 de julio de 2014

fotos de Frida Kalho














Carta de Frida Kahlo desde el hospital a Diego Rivera


diego y frida
El amor es un sentimiento tan sublime y a la vez tan efímero que ni los mismos enamorados logran comprenderlo, esas sensaciones, emociones y hasta fantasías es lo que hace que el ser humano ame estar enamorado, pero cuando ese sentimiento se torna en amor, no como valor, no como sentimiento, no como maldición, no como emoción, cuando se torna en una forma de vida el amor ha cambiado totalmente tu vida y la de la otra persona, ya sea para bien o para mal, insisto cuando el amor es mutuo no habrá nada ni nadie, ni tormentas que puedan destruir, derribar o envenenar ese amor, cuando a pesar de todo y de todos, incluso de las tormentas más difíciles el amor sobrevive y no muere.

Un amor por demás extraño pero sobre todo fuerte y honesto, era el que se tenían dos de los mejores representantes del arte mexicano, además de ser extravagantes y siempre fieles a sus ideales, lograron conjuntar sus vidas a pesar de tener caminos totalmente similares pero opuestos, ese amor que se tuvieron a lo largo de su relación es el amor que tal vez muchos quisiéramos padecer, claro sin tanto drama y sin lastimarse.

Esta es la carta de que Frida Kahlo le escribe a  Diego Rivera antes de la amputación de su pierna y después de haber realizado su exposición individual en la Galería de Arte Contemporáneo y antes de su muerte. Después de haber perdido parte de la pierna, Frida se dedicó a escribir poemas tratando de subir su ánimo por demás decaído e incuso tocado por varias ideas de suicidio.

diego y frida parados

La historia de Frida Kahlo al lado de Diego Rivera es por demás conocida, la forma en la que se conocieron, mientras él realizaba un mural, su manera de cortejarla y el matrimonio que llevaron a cabo, en donde se decía que era un matrimonio entre una paloma y un elefante, esa era la forma en la que hacían una analogía de sus grandes diferencias, algunos podrán decir que su amor era enfermo, pues Frida le perdonó varias infidelidades  Diego, incluso con una de sus hermanas, más tarde la relación no pudo seguir y se divorciaron para después regresar y volver a casarse para permanecer juntos hasta el final de sus días, los de ella claro está.

Finalmente Frida Kahlo murió un 13 de julio de 1954 a causa de una insuficiencia respiratoria.

Y aquí la carta, la cual muestra el gran amor y a su vez el hastío que tenía hacia Diego Rivera:

    México, 1953

    Sr. mío Don Diego:

    Escribo esto desde el cuarto de un hospital y en la antesala del quirófano. Intentan apresurarmee pero yo estoy resuelta a terminar esta carta, no quiero dejar nada a medias y menos ahora que sé lo que planean, quieren herirme el orgullo cortándome una pata… Cuando me dijeron que habrían de amputarme la pierna no me afectó como todos creían, NO, yo ya era una mujer incompleta cuando le perdí, otra vez, por enésima vez quizás y aún así sobreviví.

    No me aterra el dolor y lo sabes, es casi una condición inmanente a mi ser, aunque sí te confieso que sufrí, y sufrí mucho, la vez, todas las veces que me pusiste el cuerno…no sólo con mi hermana sino con otras tantas mujeres…¿Cómo cayeron en tus enredos? Tú piensas que encabrone por lo de Cristina pero hoy he de confesarte que no fue por ella, fue por ti y por mi, primero por mi porque nunca he podido entender ¿qué buscabas, qué buscas, qué te dan y qué te dieron ellas que yo no te di? Porquée no nos hagamos pendejos Diego, yo todo lo humanamente posible te lo di y lo sabemos, ahora bien, cómo carajos le haces para conquistar a tanta mujer si estás tan feo hijo de la chingada…

    Bueno el motivo de esta carta no es para reprocharte más de lo que ya nos hemos reprochado en esta y quién sabe cuántas pinches vidas más, es sólo que van a cortarme una pierna (al fin se salió con la suya la condenada)… Te dije que yo ya me hacía incompleta de tiempo atrás, pero ¿qué puta necesidad de que la gente lo supiera? Y ahora ya ves, mi fragmentación estará a la vista de todos, de ti… Por eso antes que te vayan con el chisme te lo digo yo “personalmente”, disculpa que no me pare en tu casa para decírtelo de frente pero en éstas instancias y condiciones ya no me han dejado salir de la habitación ni para ir al baño. No pretendo causarte lástima, a ti ni a nadie, tampoco quiero que te sientas culpable de nada, te escribo para decirte que te libero de mí, vamos, te “amputo” te mi, sé feliz y no me busques jamás. No quiero volver a saber de ti ni que tú sepas de mí, si de algo quiero tener el gusto antes de morir es de no volver a ver tu horrible y bastarda cara de malnacido rondar por mi jardín.

    Es todo, ya puedo ir tranquila a que me mochen en paz.

    Se despide quien le ama con vehemente locura,

    Su Frida

Porque los libros, la literatura y la poesía nunca serán suficientes, conoce nuestro catálogo y llévate los mejores títulos de nuestra tienda en línea.

Tres cartas de Amor de Frida Kalho a Diego Rivera



Frida Kalho, en su desnudez.




Ahora que  hubiera dado la vida por ayudarte, resulta que son otras las salvadoras


Diego:
Nada comparable a tus manos ni nada igual al oro-verde de tus ojos.
Mi cuerpo se llena de ti por días y días.
Eres el espejo de la noche. La luz violeta del relámpago. La humedad de la tierra.
El hueco de tus axilas es mi refugio.
Toda mi alegría es sentir brotar la vida de tu fuente-flor que la mía guarda para llenar todos los caminos de mis nervios que son los tuyos 



***



Mi Diego:


Espejo de la noche.
Tus ojos espadas verdes dentro de mi carne, ondas entre nuestras manos.
Todo tú en el espacio lleno de sonidos - En la sombra y en la luz. Tú te llamarás Auxocromo el que capta el color. Yo Cromoforo - La que da el color.
Tú eres todas las combinaciones de números. La vida.
Mi deseo es entender la línea la forma el movimiento. Tú llenas y yo recibo. Tu palabra recorre todo el espacio y llega a mis células que son mis astros y va a las tuyas que son mi luz.



11 de junio de 1940

Mi Diego:
Ahora que hubiera dado la vida por ayudarte, resulta que son otras las 'salvadoras'... Pagaré lo que debo con pintura, y después aunque trague yo caca, haré exactamente lo que me dé la gana y a la hora que quiera... Lo único que te pido es que no me engañes en nada, ya no hay razón, escríbeme cada vez que puedas, procura no trabajar demasiado ahora que comiences el fresco, cuídate muchísimo tus ojitos, no vivas solito para que haya alguien que te cuide, y hagas lo que hagas, pase lo que pase, siempre te adorará tu Frida.