jueves, 6 de abril de 2017

ADIVINANZAS NAHUAS AVER Y HOY JOSE ANTONIO FLORES FARFAN

Es un hecho conocido el que los antiguos mexicanos lograron grandes desarrollos, cristalizados por ejemplo en el florecimiento, en relativamente poco tiempo, de la llamada civilization azteca.7 Es- to se manifiesta, entre otros elementos, en su amplio conocimiento de la naturaleza, en el cultivo y perfeccionamiento de las bellas artes, ademas de su gran interes por el registro de su historia y el desarrollo de la retorica y la cosmovision religiosa.
Desde la antiguedad hasta nuestros dfas, las adivinanzas son parte de la tradicion oral indigena, una tradicion que se distingue radicalmente de la forma de transmision del conocimiento escrito en la cultura occidental contemporanea. En una cultura oral, el me¬dio que se privilegia es el sonido, organizado en palabras a partir del aparato fonador y auditivo; en cambio, en una cultura escrita, se enfatiza el alfabeto como un medio plasmado en el papel, como un producto de la vista y las destrezas de la mano.8 Sin embargo, en el caso de las adivinanzas encontramos una solution de continui- dad entre ambas culturas basada en la transmision oral. Es decir, algo que resulta interesante de las adivinanzas es el que, si bien en nuestra cultura es posible encontrarlas por escrito, de lo que se tra- ta es de platicarlas, jugando y recreandolas oralmente. Esto nos acerca a entender el funcionamiemto de las culturas indigenas; des¬pues de todo, en algo nos parecemos.
Las adivinanzas no son solo un pasatiempo muy divertido y creativo en el que se nos reta a pensar rapido o a crear “nuevas” adivinanzas, sino que tambien nos acercan a entender la cultura en la que se producen; nos dicen mucho de las caracterfsticas sobresa- lientes de un pueblo en su vida cotidiana: entre otros, de su vestido, utensilios y casa; ademas de exhibir costumbres, creencias, valores y actitudes, por lo que resultan toda una ventana para asomarse a la
' Azteca es intercambiable con mexica, hecho transmitido por los propios mexicas, enfa- tizando su idenddad ante los demas pueblos; el exito de la hegemoma mexica se debe tan to a su dominio militar como a su capacidad de incorporation de los elementos culturales de los pueblos que Uegaron a someter.
8 En la epoca prehispanica exisderon elaboradas formas de registro no orales, plasma- das en los llamados codices, registros de una serie de eventos midco-historicos y religioso- economicos, entre otros. Los codices se reservaban sobre todo para el relato oficial de los grandes acontecimientos que el estado mexica intentaba legitimar y perpetuar, como parte de la tradicion oral; sin embargo, solo una elite de la dase gobemante tenia acceso y control sobre ellos. Si bien los codices permidan transmidr la tradicion cultural, no se trata de una escritura alfabedca. Las formas udlizadas en los codices consdtuye una mezda de pictogra- mas, ideogramas, y de elementos que estaban evolucionando hada el fonedsmo. Esta rica combination produce desde luego obras de una gran riqueza plasdca.

332

historia, el arte verbal y la sociedad de una cultura determinada, en nuestro caso de los mexicas y de los pueblos actuales de habla na- huatl del Alto Balsas.
Esta naturaleza sociocultural e historica especifica de las adi- vinanzas va a hacer que algunas de ellas, las que con mas fuerza se definen culturalmente, es decir, las mas caracterfsticas y distinti- vas de una cultura, resulten mas dificiles de adivinar, a diferencia de aquellas que se definen de manera mas o menos parecida en culturas distintas —en nuestro caso la hispana y la nahuatl. Por ejemplo, considerese la de la cebolla, xonacatl en nahuatl, existente en ambas culturas; las pistas que se dan para adivinar denen que ver con referencias directas sea de las caracterfsticas o aspecto fisico de la misma o bien de sus efectos (llorar al cortarla). Antes de pre- sentar las adivinanzas propiamente dichas, hay que advertir que los acerdjos andguos se disdnguen, entre otros elementos, porque co- mienzan con el estribillo za zan tleino, mientras que las modernas comienzan con se tosaasaanil, se tosaasaanil9 formulas que equival- drfan a algo asf como nuestro “adivina adivinador” o “adivina adivi- nando”. En nahuatl “clasico” la adivinanza de la cebolla es:
Za zan tleino
Iztactetzintli
quetzalli conmantica
Adivina adivinando:
iQue es como una piedra blanca,
que de ella van brotando
plumas de quetzal?
La forma del nahuatl actual es:
See tosaasaanil, se tosaasaanil
Maashe mas titlaakatl yes
pero mitschooktis
Hay que adivinar:
Por mas macho que seas,
te va a hacer llorar
9 En realidad el estribillo modemo constituye parte de la respuesta del propio estribillo antiguo (ver libro VI, Codice Fhrentino). Esto o bien nos habla del proceso de simplification que historicamente han sufrido las formulas introductorias de las adivinanzas o bien de las condiciones de elicitation y de las caracterfsticas de los hablantes con los que Sahagun obtu- vo su material o de ambas cosas.


333
Por el contrario, aquellas adivinanzas que tienen como referenda algun objeto muy familiar en una cultura pero casi desconoddo en la otra, evidentemente sera mucho mas dificil de adivinar. Un ejemplo de lo culturalmente determinado en sasanilli es la adivinanza:
See tosaasaanil, se tosaasaanil
Xisiwi!
sitlaalin kwepooni
pilkatok kwetlaxak
Adivina adivinando:
picale y vete apurando
que las estrellas florecen
y ya hay huaraches colgando
para poder adivinarla hay que conocer el guamuchil (Pithecolbbium dulce), komochitl en nahuatl, arbol comun en la tierra de los nahuas del Alto Balsas, cuyas flores blancas parecen estrellas, muy apredado por sus semillas comestibles, envueltas en unas vainas que al ma- durar, parecen huaraches. Como parte de esta naturaleza cultural peculiar a la que remiten las adivinanzas, la del guamuchil puede aplicarse a cualquiera de los arboles de los que cuelguen vainas, como el chamolin (Caesalpina pulcherrirna) que consumen los nahuas del Al¬to Balsas o el del arbol de xinicuitl que aparece en el CodiceFlorentino.
Es interesante notar que algunas de las adivinanzas se han man- tenido intactas o casi intactas a lo largo del tiempo, mientras que otras se han transformado o adaptado a las nuevas realidades pro- ducto del contacto y muchas veces conflicto, con la cultura europea o mestiza. Por ejemplo, en la epoca prehispanica los hombres utili- zaban, para cubrir las partes nobles, la prenda llamada maxtlatl, un pano enrollado a la cintura que se pasaba por la entrepierna. Esta es la respuesta a la adivinanza:
Za zan tleino
Nipa niauh
nipa xiauh
umpa tontonamiquizque
No hay mas que adivinar:
Yo por alii
tu por alia
y por alii
nos vamos
a encontrar


Su forma modema es:
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Nan tias
nepa timonaamikin
Por aqui iras
y por alia
me encontraras
Ante la desaparicion del maxtlatl, en algun momento de la Co- lonia, esta adivinanza se adapto al cintillo, el cordon con el que se ata lo que hoy en dia se identifica como la tipica vestimenta indige- na masculina, el calzon de manta, el cual en realidad se origina en el siglo xvi. La respuesta en nahuatl es:
Mokalsonmekayo
el cintillo de tu calzon de manta
Tal vez en el futuro esta adivinanza llegue a adaptarse, o este adaptandose, al cinturon moderno. Con esto tambien podemos ver que existen adivinanzas a las que podemos responder con cosas mas o menos equivalentes o familiares para nosotros, o que ya han sido integradas a la cultura de los nahuas. Otro ejemplo es:
See tosaasaanil, se tosaasaanil
Maaske mas tikwalaantok
pero tikpipitsos
La tomaras con cuidado
y besitos le daras
por mas que estes enojado
La respuesta es el aatekomatl, el bule o tecomate, donde los na¬huas cargan el agua para beber al salir al campo, aunque tambien puede ser la botella. Otra forma de esta adivinanza, en donde para entenderla se juega con la naturaleza sonora de la lengua y de los mecanismos de composition de las palabras en nahuatl es:
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Tsiintsiinkirianteenpitskoontsin
la botella



Este neologismo contiene: —tsiin— derivado de “nalga, base”, y sin vocal larga “diminutivo o reverencial”. Es interesante notar que tsiitsikitsin significa “poquito, chiquito”, con lo que tambien se alu- de al habla de los ninos. Con esta particula se forman un buen numero de verbos y sustandvos nahuas. Una muestra fehaciente de su productividad es el que ya en la epoca prehispanica el dibujo de una nalga se udlizaba para representar el sonido —tsiin— con el significado de asentamiento.10 —kirian—dene que ver con un juego de ninos alrededor del arbol del cirian (Crescmtia (data); —teen— se deriva de “labio, orilla”, —pits— proviene del tema verbal “chupar, besar” y —boon— del sustandvo para “olla”, koontli
Otro acerdjo en el que se sigue un procedimiento analogo es:
See tosaasaanil, see tosaasaan.il
Tsiintsiinkiriantsiintsonkwaakwa11
A diferencia de la anterior que puede adaptarse a un elemento nativo (el tecomate), la respuesta a esta adivinanza es la tijera, con lo que estamos ante una adivinanza bilingue, producto del contac- to. En el caso de tsiintsiinkiriantsiintsonkwaakwa las partes que se anaden son tson-, de tsontli “pelo”, y —kwaa— reduplicado, prove- niente de la raiz para “comer, morder”.
Estos neologismos, producto del juego y el alarde verbales ca- racterfsticos de la creacion de “nuevas” adivinanzas, nos lleva a formular preguntas como jque objetos desaparecieron, en que se convirtieron, y cuales prevalecieron? Veamos algunas ilustraciones.
Otras adivinanzas nahuas de ayery de hoy
Asi que al asomarnos a las diferencias entre las adivinanzas nahuas de la epoca prehispanica y las actuates, podemos encontrar que por ejemplo algunos elementos de la cultura material dejaron de ser operativos, cediendo el paso a los nuevos objetos de la cultura de los conquistadores; posiblemente tambien hay adivinanzas que
De no haberse dado la conquista espanola, probablemente este elemento, esdlizado, hubiera sido uno de los primeros en evolucionar hacia un elemento fonetico.
H El uso de estos y otros neologismos se circunscribe al genero adivinanzas. A diferen¬cia de la creacion colonial temprana de los neologismos, en la que la motivacion de estos res- pondia a la necesidad de denominar y apropiarse de objetos culturales ajenos a la cultura indigena (cf. Lockhart, 1992), su uso en la actualidad es parte de la naturaleza ludica de es¬tos juegos verbales. Ocasionalmente, tambien pueden formar parte de los retos puristas (cf. Hilly Hill, 1986).


desaparecieron o por lo menos no mantuvieron intacta su forma o signification, como en el acertijo referido a la baqueta del teponaz- tli, cuyo uso es muy limitado actualmente:
Za zan tleino
Xoncholo!
noncholoz
Olmaitl
Salta tu
que sal tare yo
si el cuero no se rompio!
La baqueta del teponaztli
Ya hemos hablado del maxtlatl como una ilustracion de un ele- mento autoctono que fue sustituido por la prenda introducida du¬rante la colonia para los varones indfgenas, el calzon de manta de algodon. Otro elemento que quiza se adapto a la prenda que co- rrespondia a una adivinanza prehispanica se refiere a la camisa. En el CodiceFlorentino, hay una adivinanza que dice asi:
Za zan tleino
Excampa ticalaqui
zan cecni tiquiza
Tocamisa
Adivfnala si sabes:
Desnudo entras por tres lugares,
vestido por uno sales
Nuestra camisa
La respuesta es una de las primeras palabras hfbridas que se re- gistran como producto del contacto nahuatl-espanol. Es posible que esta respuesta haya sido introducida por la resonancia fonetica entre toca-mi-sa y ti-co-laqui...cec-w tiqui-za.
La palabra para una prenda femenina de origen prehispanico, el huipiUi, se utiliza en un acertijo muy mexicano: el del tomate, to- matl en nahuatl; la adivinanza:
Za zan tleino
uipiltitich
tomatl
A la comida invitado,
de huipil muy apretado
el tomate


ha mantenido intacto su significado, aunque ha recreado su forma:
See tosaasanil, see tosaasaanil
See ichpokatsin
iitlakeen melaak pistik
tomatl
A que no lo has adivinado:
<jQuien es la muchacha,
con el huipil tan apretado?
el tomate
Las metaforas siguen, sin embargo, basandose en las prendas de vestir. Otro caso analogo es el de la aguja, en el que la adivinanza se ha simplificado notablemente. Hoy en dfa, la adivinanza puede ser asf:
See tosaasaanil, see tosaasaanil
San see iixtetetsitsinte
akoxa
De sus ojitos
tuertita
La aguja
En el Codice Florentine, Sahagun registro:
Za zan tleino
Icuitlaxcol quihuilana
tepetozcatl quitoca
huitzmallotl
Adivina adivinando:
Con las tripas arrastrando
por el valle va pasando
la aguja
Hasta aqui hemos hablado de algunas cosas que desaparecieron o fueron transformadas o adaptadas a las nuevas realidades de la cultura material. Deleitemonos, por ultimo, con algunas de las adi- vinanzas prehispanicas que han prevalecido hasta nuestros dias, sig- no de la vitalidad e importancia que estos generos orales tienen en la reproduction de la cultura indfgena:


Za zan tleino
Chimalli itic tentica
ca chilli
Chiquitos pero picudos
por dentro lleno de escudos
el chile
Notese que la respuesta a esta adivinanza esta ya contenida, tanto en la pista metaforica que alude al chile (el interior lleno de escu¬dos), como en la secuencia silabica de la propia pregunta (chi-ma.- IU). Como ya no existen escudos, una de las posibles formas actuales de esta adivinanza es:
See tosaasaanil, se tosaasaanil
See teelpokawa tlaakati istaak
nemi xoxookki
waan miki chiichiiltik
dmlli
Blanco fue su nacimiento
verde su vivir
Colorado se va poniendo
cuando se tiene que morir
el chile
En la cual la ultima palabra sigue practicamente los mismos procedimientos metaforicos (e.g. un muchacho de colores) y fone- ticos (chii chii l -t-i-k).
Otro acertijo construido con una metafora que utiliza un ele- mento de una actividad cien por ciento mexicana, echar tortillas, se refiere a:
Za zan tleino
Tepetozcatl quitoca
momamatlaxcalotiuh
Papalotl
Por el valle, colorida,
revuela dando palmadas
como quien echa tortillas
La mariposa
Para terminar, vale la pena consignar una miscelanea de adivi- nanzas nuevas y antiguas. Una posiblemente nueva:


See tosaasaanil, see tosaasaanil
Xneechkitski pan nokolita
maa nontlaxteki
Xofnlli
Agarra mi colita
que robare una probadita
La cuchara
Una antigua que ha visto radicalmente modificadas las condi- ciones del contexto social y cultural en las que se define es:
Za zan tleino
Ye oalquiza
xicui moteuh
Cuitlatl
Adivina adivinando:
iQue sera que va saliendo?
ve tu piedra agarrando!
El excremento
Lo anterior porque el valor atribuido al excremento difiere ra-dicalmente de la epoca prehispanica a nuestros dias. Para los me- xicas el excremento se concebfa basicamente como un elemento sagrado, como el nutriente por excelencia de la tierra, desde luego vinculado a los rituales de reproduccion de la vida misma. Al pare- cer hoy en dia esta conceptualization practicamente ha desapareci- do para dar paso a una acepcion mas proxima al uso peyorativo que se le da en las lenguas modernas, como en las expresiones ;shit!, imierdal, imerdel, etcetera...
De esta manera, vemos que las adivinanzas constituyen todo un espejo que nos ayuda a entender los cambios y las persistencias de una cultura, y por ello tambien constituyen una forma de asomarse a los procesos historicos de recreation de las propias tradiciones culturales. Atisbamos a entender, asi, las contradicciones y la riqueza creativa dentro de la que se juegan y resuelven los enffentamientos y conflictos entre grupos portadores de tradiciones socioculturales milenarias, en ocasiones diametralmente distintas. Esta historia de confrontation y amalgamiento de realidades distintas es palpable tambien al comparar las diferencias entre el nahuatl “clasico” y cualquiera de sus variedades modernas, lo cual tambien se ma- nifiesta en las propias adivinanzas y constituye todo un tema de investigacion por separado (cf. entre otros, Hill y Hill, 1986; Lock¬hart, 1992, Flores Farfan, 1995).


Apendice. Adixnnanzas nahuas del Balsas
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Tias pan se tepeetl
umpa soowtok see manta istaak
Kaakaaloxoochi tl
Del campo preferida
por el cerro hallaras
una blanca manta extendida
Flor de cuervo
(Plumeria acutifolia)
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Tias iipan see tepeetl
iitlakotian tepeetl
tikoneextis san see pozo
Moxiik
(-Adivinaras?
Enmedio del cerro
un solo pozo
te encontraras
Tu ombligo
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Tias iipan see lomita
tikoneextis aatl iitlakotian lomita
kiistok aatl iipan iiyekapitsian
iiyekapitsio poyek
Moyekakwitl


Enmedio de la loma
encumbrado
brota agua de un manantial
bastante salado
Tu moco
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Tias iipan see kalli
umpa tikoneextis see lamatsin
kipia miak tlaxkalsosolli
Chiitatli
Si vas a una casa, jura
que hallaras una viejita
con mucha tortilla dura
La chita
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Tias iipan see tepeetl
umpa tikoneextis see lamatsin
tlaxkalsosolli pewtok
Awad
En una loma espinuda
hallaras una viejita
drando tortilla dura
El nopal
(Opuntia tuna)
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Tias iipan see tepeetl
umpa moomoostla kwalkaan
kichiiwtoke misa
Tsopilomeh


Si vas al cerro, de piano
a diario en misa hallaras
a mucha gente temprano
Los zopilotes
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Iipewian iipitstoontsin
Iidamian iichikotsin
pitso
Cara de frompeta
cola de chicote
El puerco
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Iipan see tekorraliitik
nitotitok
san see koneetsindi
Monenepil
Un niriito muy hablantin
a la mitad del corral
la hace de bailann
Tu lengua
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Maaske mas tikwalaantok
pero tikpancholwis
Tetsakayood
Para salir o entrar
por mas que estes enojado


la vas a tener que pasar
La puerta
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Maaske mas tikitasneki
xwel tikitas
Mixkwaatew
Por mas que quieras y trates
nunca la podras mirar
aunque sin ningun esfuerzo
siempre la podras tocar
La frente
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Maaske mas timotlalos
pero mitstlaanis
Tikpia para tlatsiintlan
Hay que adivinar
Por mas que corras y corras
siempre te habra de ganar
La diarrea
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Maaske mas xtimopaatsosneki
pero timopaatsos
Nitoniw
Hay que adivinar
Por mas seco que quieras estar
siempre te habra de mojar
El sudor


See tosaasaanil, see tosaasaanil
Maaske mas tikasisneki
xkeeman tikasis
Sombra
Por mas que quieras y trates
nunca la podras tocar
aunque detras de d
siempre la veras pasear
La sombra
See tosaasaanil, see tosaasaanil
Maaske tsiitsikitsin
kimamatinemi iikaltsin
Wilaka
Adivina adivinando
A diario
con la casita va cargando
El caracol
See tosaasaanil, see tosaasaanil
See totlakaatsin
xkeeman damis
Odi
Comienza y no termina
y por ahi se camina
El camino
See tosaasaanil, see tosaasaanil
See todakatsin


nochipa kwak kiawi
notlakeenpatla
Tepeetl
Un viejito muy vivo
cada que llueve
cambia de vestido
El cerro

No hay comentarios:

Publicar un comentario