miércoles, 24 de mayo de 2017

Taller “Comprender y redactar textos académicos” Unidad de Apoyo a la Enseñanza FCEA Marzo 2009















Taller “Comprender y
redactar textos académicos”


Unidad de Apoyo a la Enseñanza

FCEA Marzo 2009


    ¿Qué es un    texto académico?

†   

Composición escrita


Desarrolla un tema  


†    En  el  marco  de  una  disciplina académica



†    En    el    marco    de    actividades científicas    y   universitarias   que tienen    como  objetivo  producir  y transmitir conocimientos.





Estructura básica



†    Introducción:     se     presenta     y     se contextualiza el tema








† Desarrollo del tema








†    Conclusión  o  remate:  un  balance  del tema desarrollado





Ejemplo de texto breve


†    El objetivo de este artículo es presentar algunas características de la actual crisis económica mundial.



†    Su   origen   estuvo   vinculado  a   problemas  en   el   mercado inmobiliario de Estados Unidos. En una primera etapa se trató de una crisis financiera. Más adelante la crisis financiera impactó sobre el sector real de la economía. Como consecuencia de lo anterior,    muchos países entrarán en  recesión durante el  año
2009.


†    El  mundo  enfrenta  un  importante  desafío:  salir  de  la  peor situación    económica mundial  luego  de  la  crisis  de  1929.  Se deberán buscar caminos para que el impacto sobre la sociedad sea mínimo.

Textos argumentativos y textos
explicativos



†    En los géneros académicos predominan las secuencias    expositivo  –  explicativa  y  la argumentativa.




†    Si  bien  presentan  diferencias,  tanto  los géneros expositivos como los argumentativos se    caracterizan    por    desarrollar    una exposición    razonada  de  un  tema  o  de  la solución a un problema, o bien fundamentar una opinión.





Texto argumentativo


„    Los  discursos  argumentativos son  aquéllos  en  los  que  el enunciador    toma  postura  ante  un  hecho  o  un  tema  y  se propone persuadir al destinatario de su postura.



„    Hoy  trataremos  el  tema  de  la  pena  de  muerte.  Nuestra hipótesis es que ésta no debe implantarse.



„    Uno de los principios en los que se funda toda ley humana y los dictámenes de toda religión practicada establece que no se debe matar. Además la pena de muerte es ineficaz porque en los países en los que existe no ha disminuido el número de delitos.


„    Concluimos pues que tanto por razones de ética como por razones de eficacia, la pena de muerte no debe constituir una opción para la solución de la criminalidad.





Texto expositivo – explicativo


† Tienden a hacer saber/conocer algo a su destinatario



†    Tienen  la  finalidad  de  que  éste  comprenda  las razones, motivos o causas de un fenómeno, conozca cómo es algo



†    No procuran simplemente transmitir información sino que    buscan  instaurar  a  partir  del  discurso  una simetría de saberes entre el que explica y el que recibe la explicación





Ejemplo de texto expositivo


†    El propósito de este artículo es definir el concepto de nivel de actividad de una economía.



†    El  nivel  de  actividad de  una  economía refiere a  los  bienes y servicios producidos por un país en un período determinado. Se mide    a  través  de  una  variable  macroeconómica  denominada Producto Interno Bruto.



†    El PIB es la suma de los bienes y servicios destinados al consumo final, a la formación bruta de capital y a las exportaciones. A esta suma se le deben restar las importaciones.


†  Hemos definido una de las variables económicas más relevantes.
En el próximo capítulo profundizaremos en el concepto.

Proceso a seguir para redactar un
texto académico


†    Primera etapa: elegir un tema, obtener información de distintas fuentes (libros, revistas, internet, etc), delimitar el tema.



†    Segunda etapa: seleccionar las ideas principales y las secundarias    encontradas  en  las  fuentes  consultadas, organizarlas     en  un  esquema  que  asocie  cada  idea principal y sus ideas secundarias con un párrafo.



†    Tercera etapa: redactar una versión preliminar del texto de acuerdo al esquema. Conectar las ideas.



†  Revisar el texto preliminar para obtener el texto final.
Ejemplos de conectores

    Tipo de  conector    Ejemplo
    Lógicos
  
    ¾    Causales    Porque, dado que, puesto que, ya  que,

debido a que, como, pues
    ¾    Efecto    Por  lo  tanto, en  consecuencia, de  modo

que, por  consiguiente
    ¾    Oposición    Pero,  no   obstante,  mas,  sin   embargo,

pese a lo cual, siempre que
    ¾    Orden    En    primer  lugar,  primero,  en    cuarto

lugar, finalmente, luego, además
    Espaciales    Arriba, detrás, cerca, lejos, en  el interior,

en     el     exterior,    dentro,    fuera,    de espaldas, encima, debajo
    Temporales    Antes, ahora mismo, al  mismo tiempo,

después,    más  tarde,  más  adelante,  a continuación, anteriormente, entonces, poco antes, simultáneamente.






A modo de cierre


†    El antes de escribir es tan importante como el mientras y el después


†  Evite que el lector se vaya


†  Vaya al grano


†  Jerarquice la información


†    Los párrafos tienen unidad visual y conceptual


†    El cierre debe ser conciso y debe tener una vinculación clara con el texto





jueves, 4 de mayo de 2017

Pablo González Casanova Cuentos indígenas TATAPACHICHI EL SALTAMONTES COLORADO



Cuentos indígenas



TATAPACHICHI

ELSALTAMONTESCOLORADO


 Tatapachichi  oyeya  pan  milli  omocehuitaya ihuan  nacaztatapa ipan otentzicuin quilhuia:
-Ha!  Pilalactli, nopan yotitentzicuin. Huan  onahuat:
-Ya! Tle  tiquitohua? Ye tihuehuentzin? Quitohua:
-Ye  nihuehuentzin.
-Tla  melahuac ye  tihuehuentzin,  quezquipa yotiquitac no cuatopilitotilo1  huan no tlemoyototoco?2
Huan tehuatl,  quezquipa yotiquitac?
-Nehuatl chicocpa,  huan  tehuatl quimach titlacati huan  ni- man  ye tihue  huentzin. Otiquitac que yotimitztlan; amitla  cualli tinechilhuia tlen timitztlatlania.
Omonahuati nacaztatapa, opatlan huan  oya.


El  altamontes colorado estaba descansando en la sementera y el altamontes sordo cayo sabre  el de un brinco,  y dijo:
-iAy,  muchacho, brincaste encima de mi!
Contesto:
-¡Ea!  ¿Que dices?  ¿Ya eres viejo? Y respondiole:
-Ya soy viejo.
-Si  eres  de veras viejo,  di,  «cuantas veces  has vista  la  danza del bielgo y tambien el corretear de las chispas?
-Y  tu, cuantas veces lo has visto?
-Yo,  siete veces, y tu acaso  acabas  de nacer y ya te dices  viejo.  Ya ves que  te he  ganado, nada  puedes decir de  lo que  te pregunto.
Se despidio el saltamontes sordo,  volo y se fue.

Pablo González Casanova cuento nahua HUEYMIZTLI HUAN TECUICUICA EL LEON Y EL GRILLO

HUEYMIZTLI HUAN TECUICUICA

EL LEON  Y EL GRILLO


Hueyi  miztli ohuetztotaya,  oyetaya,   oncan ometen omocamic otzicuin huan Tecuicuica ocotaya itic itecpancalco. Tetecuicuica otentzicuin huan  oquitzatzilli, oquilhui:
-Ximonana! Amo xicholoya! Nehuatl nitzitziquitzin, zan onicxico nopan otichocholo. Axan,  quen  ticchihuazque?
-Nozo,  quenin ticchihuazque?
-Nicnequi axan  tinechyectlaliliz notecpancalco.
-Amo timitzyectlaliliz.
-Amo? Ticyectlaliz huan  tlamo  tiquittazque.
-Ya! Tlen tinechchihuilliz? -huan ohuehuetzcac.
-Quen ticnequi  timitzyectlaliliz? Tlaxquitta, tocepan yazque.
-Tle!  Mellac cualli!
-Ahuelli, tiquitohua tehua, huan  tla ticnequi tiquittazque zan xiquito.
-A que tehuatl! Tiehue tipaxialohua!
Oyaque,  oacique  pan  cente atlatli,  oquito  hueyi miztli:
-Tla ticnequi nican ticualitacan,  cualtitentzicuinican nehuatl ica tehuatl.
-Quen amo, xinechyecana.
-Nitentzicuiniz, xinechontoca.
Otentzicuin hueyi miztli. Tecuicuica omotzico  itech icuitlapil huan  iman otentzicuin, ohuetzico  ocachi hueca  huan  quilhuia:
-Nehua   otimitzpanahui  huan   tiquitohua  ocachi  ti  chi-
chicahua.
-Nehuatl amo iqui niccahuaz! Tiquittazque occepa ica totlacahuanl
-Cualica!  Quen  tehua ticnequiz.
Oncan tecuicuica oquinotz cente yoyoliton, cuatlayacatl, chilpan. Oncan  oquinamiquito cente aaconton huan  cente mimia- huatl;  no iqui oquinamiquito cente  xixicoton quilhula:
-Xinechnanamiqui.
Oncan  hueyi miztli noiqui ye tlatlalhuia, oquinamiquito cente polo, cahauayo, cuacue;  no oquinamiquito mazatl, oquinamiquito cente yepatl,  ye quilhuia:
-Xinechnanamiqui.


El leon estaba echado,   alla estaba;  luego se levanto corriendo, asustado y [mientras] el grillo estaba en su palacio.  El grillo brin- co, le grito y le dijo:
-iDetente!  INo  huyas!. .. Yo soy  pequefiito, pero supe  resis- tirte cuando me pisaste. Ahora,  ique  haremos?
-Eso es, icomo  hemos  de arreglarlo?
-Quiero que ahora mismo  me compongas mi palacio.
-No he de componertelo.
-iQue no? Tu  lo compondras, y si no, ya nos veremos.
-iBah!  iQue  me has de hacer? -y se rio  [el leon].  iComo quieres que yo te lo componga? Mira, vamonos juntas.
-iDe veras que eres ocurrente!
-No tienes que decir nada y si quieres veremos [quien gana], inada mas habla!
-iAh, que tu! Vamos a pasear.
Se fueron juntos y cuando llegaron  a una  barranca, dijo  el
Leon:
-Si  quieres  aqui veremos [quien  gana];  brinquemos juntas, yo y tu.
-iComo no!  iVe tu delante!
-Voy a saltar. Sigueme.
Salto el leon, y el grillo  colgose  de  su cola y cuando dio  el brinco [el grillo] cayo mas adelante y le dijo:
-iYo te pasel Y dices que eres mas fuerte.
-iEso no lo dejare  asil Veremos de nuevo con nuestra  gente.
-iEsta bueno!  Como  tu quieras.
Entonces el grillo  llamo a todos  los  mosquitos,  abejas y avis-
pas coloradas.  Despues  a un moscardon,  a una  avispa,  [y]  tam- bien fue aver a un abejorro [ya cada quien]  le dijo:
-iAyudame!
Mientras,   el leon empezo  tarnbien  a invitar [a otros anima- tes]; fue aver a un burro, a un caballo,  a un buey; tambien fue a ver a un venado;  fue aver a un zorrillo y entonces le dijo:
-Ayudanos.
Y dijo el zorrillo:



Huan  oquito  yeyepatl:
-Tlenon ticnequi  ica timitznanamiquiz. Oquito:
Nicnequi  totehuitique ica occequin yolcame. Huan  oconitoaya:
-Zan  ica nehuatl tlen quinequizique,  zan xinechcahualli. Oquito hueyi miztli:
-Oya cualica!,  ica tehuatl amo nomotia. Oncan  ye oquitlatitlanili in tecuicuica:
-Axcan ye ima tonamiquizque ixtlahuapa Ayohualco, huan ompa  tla ticnequi  totehuizque. Ompa  motaz aqui  non  tlaxixiliz. Ompa  xinechchia ica mo tlacahuan.
Oncan  hueyi miztli oya canin oquitlalhui ica itlacahuan. Oacic.
-Noca xitlacuacan.
Onca tlacuaticate icuac oquicaque tecuicuica  ye otzatzic, qui- milhuia  itlacahuan:
-Ximehuaca, ye oecoc hueyi miztli aquin  ica totehuizque. Omen,  quinamicti. Oncan  hueyi miztli ye oquipehualti mote-
hula  huan tecuicuica  zan tentzicuintinemi. Iman ye ocia, oquito hueyi miztli:
Axan ica totlacahuan ma totehuican, za tehuan amitla tochi- huilizque.
Oncan  ohualmonamictaque motehuia huan  yeyepatl  hueca quimittatica huan  ohuallaque nin yoyolcame  nontlamini, opeque quimini.  Iman otzatzic hueyi miztli oquitzatzili, yeyepatl, quilhuia:
-Xihualehua, ye nechtlamiticate!
Oncan  ye otzatzic yeyepatl:
-Axcan notlacahuan, tiehue  ticpalehuia! Ye quitlamiticate. Oncan oya yeyepatl ica itlacahuan ipan occequin;  oncan ohua-
laque itlacahuan Tecuicuica ipan yeyepatl huan  nochtin itlaca- huan  yeyepatl omocuepque,  omocuitlapiletiquetzque  imixtlan yoyolime  huan  hueliquimicxi. Oncan  ohualaque nochtin yoyoli- me impan huan  oquinmiminque  huan  hueyi  miztli ica  occequin ye oquintepayoloque quintehuia.  Oquito  hueyi  miztli:
-Axan xinechcahua!  Ye onitlapolol Timitzyectlaliliz  motec-
pancalco! Totlazotlacan que teotl motlanahuatilfa.
Oquito  tecuicuica:
-Xicyectlali notecpancalco.




-c:En que  quieres  que  te ayude  yo? Dijo:
-Quiero  que vayamos a combatir con  los dernas animales.
Y le dijo:
-Conmigo solo  [basta] lo que  quieran.  Dejamelo a mi. Dijo el leon:
-iEstoy bien!,  contigo  no  tengo miedo. Ya entonces reto al grillo:
-Llego  la hora de encontrarnos en el campo  de Ayohualco;
si quieres,  alll combatiremos.
-Alla se vera quien gana.  Esperame alli con tu gente. Entonces  el leon  se  dirigio al lugar  donde habia estado con
su  gente.  Llego.
-Coman  entretanto.
Cuando estaban comiendo, de  repente oyeron que  el grillo llamo a su  gente y Jes dijo:
-Levantense, que  ya llego el leon con quien vamos a com- batir.
Se levanto  y fue  a su encuentro.  Entonces  el leon  empezo  a tirar zarpazos y el grillo  nada mas  brincaba de  un !ado a otro. Cuando se canso,  dijo  al leon:
-Ahora combatamos con  nuestra gente, pues nosotros solos no nos haremos nada.
Luego  se encontraron [sus  ejercitos]  y entraron a combate  y el zorrillo desde lejos los vela y llegaron los animalitos que  pican con su aguijon y empezaron a picarles.  Entonces grito el  leon, llamando al zorrillo y diciendole:
-iVen,  que ya estan acabando conmigo! Entonces grito tambien el zorrillo a su gente:
-iAhora,  mi gente, vamos  a defenderlo!  iYa estan  acabando
con el!
Entonces el zorrillo se dirigio con  su tropa sobre los otros y entonces se  echaron todas  las  tropas del  grillito sobre  el zorrillo y todos  los soldados de!  zorrillito se volvieron con  la cola  levan- tada,  de  espaldas a los animalitos, y se ventosearon con fuerza. Entonces se echaron todos los insectos sobre ellos y los picaron y al  leon y los dernas  ya los habian atarantado  de  tanto picarles. Entonces dijo  el leon:



Hueyi  miztli tlen oquichin oconan  cuacuecuitlatl huan  ocon- tlali:
-Ye otiquittac, zan  nenca  ye otinechcocolti. Axan  manto- tlazotlacan que  teotl quimotlanahuatilia huan  man  tlami  nochi quexquich oticpiaya ica ototehuitinernia.


-iAhora dejame,  ya perdi!  ITe cornpondre tu palacio!  iAme- monos  ahora como  Dios manda!
Dijole el grillito:
-iCompon mi palacio!
Lo que hizo el leon  fue coger una bofiiga  de res y ponerla.
-Ya viste,  inutil fue que me hicieras daiio. Amernonos ahora
como  Dios manda y que  termine todo  cuanto  tenfarnos  por lo que andabamos riiiendo.

Pablo González Casanova Cuentos indígenas LA CULEBRA Y EL HOMBRE CENTE COUATL HUAN TLACATL


CENTE  COUATL  HUAN TLACATL

LA CULEBRA Y EL HOMBRE

Cecpa,  cente couatl,  opanotaya itzallan ome huey quame totomaque. In iquac inin opanotaya omallauh quahuitl, ipan ohuetzico; iman otillin yocueloquiz,  iman open  mocuellohua, mocuellohua.  Zan  nenca  ocachi  ipan opachitaya, ye  iyomiquia, ihuan cente tlacatl  ochantia amo  hueca  canin oyeya quauhtlatli, oquilnamic  oquaquahuizquia, tlen oquichin: ocan intepoznecochtli oya oquaquahuito. Inin  oacito quauhtla opanotaya ica nica oyeya couatl oquicac tlazanatza omocuep  ontlachix couatl ompon oyeya couatl oquitzatzilli quilhuia:
-Qualli   tlacatl  xihualla  xinechiquanilliqui  inin  quahuitl,
nechmictitica.
-Amo timitziquanilliz tlamo  tinechquaz. Couatl onahuatl quilhuia:
-Amo  timitzquaz,  xinechiquanilliqui,  yotimitzilhui  amo
timitziquanilliz, amitla timitzchihuilliz; tle  amo  timoyolcocoa? Xihualla xinechiquanilliqui, timitztlatlatia!
Zazan  oquitlatlati couatl, .iman tlacatl omopacho, open quitequi  ica  tepoznecochtli  in  quahuitl;  oncan  oquiquanilli, oquiz  couatl; open motenpapalohua; yoquinequfa tlaquaz; oquipiaya ce tonalli  amo otlaquaya.  Ima  quitohua:
-Qualli  tlacatl,  ye napizmiqui, axan nia  timitzquaz,  nicpia ce tonalli  amo  nitlaquatica. Tien  tiquitohua,  qualli  tlacatl?
-Quenin!  Tia  tinechquaz!  Quenin zazan  iquion?  Inon  yo
timitziquanilli quahuitl ica otirniquizquia ihuan axcan  ticnequi tinechquaz!
-Tie  tehua   qualli  tlacatl,  amo  ticmati que  ce qualli  ica  ce
amoqualli moxtlahua?
-Amo.
Occepa  onahuat couatl:
-Tie amo timoneltoca?
-Amo, amo  noneltoca tlen tiquitohua.
-Tia amo timoneltoca, xiquinhuallica nahui tlaca ihuan mixtla niquintlatlaniz, ihuan tiquitaz que mellahuac, que ce qualli ica ce amoqualli moxtlahua.
Niman oya qualli tlacatl, oquitemoto nahui oquichyolcame. Amo




Una vez,  una culebra cruzaba entre dos  grandes  troncos muy gruesos. Cuando iba pasando, se resbalo un tronco yendo a caer sobre ella. Apretose y ya no  pudo salir. Luego comenzo a retor- cerse,  pero era inutil;  cada  vez  se apretaba mas  y ya  se  estaba ahogando. Y sucedio que  un hombre, que  habitaba no  lejos del bosque,  recordo que  debia  salir a cortar lefia; y asi lo hizo.  Cogio su tepoznecochtli1   y se fue  a cortar leiia.  Cuando llego  al bosque  e iba  pasando por donde estaba la culebra,  oyo ruido; se volvio,  y vio a la culebra que  estaba alli.  La culebra lo llamo  y le dijo:
-Buen  hombre, ven aca,  qultame  este arbol que  me  esta
ma tan do.
-Note  lo quito porque me comerias. La culebra le contesto diciendole:
-Note comere; quitarnelo.
-Ya te dije  que  note lo quitare.
-iNo  te hare nada!  iComo!,  foo te compadeces? Ven,  quita-
melo;  te lo ruego.
Mucho le rogo  la culebra,  que  luego el hombre se acerco y comenzo a cortar el arbol con su tepoznecochtli. Luego que  aparto el arbol,  salio  la culebra y comenzo a lamerse los labios, queria comer. Ya tenia  un dia  sin comer.  Entonces le dijo:
-Buen  hombre, me  muero  de  hambre, ahora voy a comer- te; tengo un dia  sin comer.  (Que dices  a eso, buen hombre?
-iComo!  �Quieres  comerme?  (Como es posible? iYo  te qui-
te el arbol que  te estaba matando y ahora quieres comermel
-Que, buen hombre, foo sabes  que  un bien con  un  mal  se paga?
-No.
De nuevo  respondio la culebra:
-Que  (no crees?,  foo estas convencido?
-No estoy de acuerdo.




hueca onene, zan ica nepa oquinnextito, oquinhuallicac cente quacue,  cente  cauayo, cente hueymiztli ihuan  cente coyotl. Couatl open quintlatlania occequin yolcame ixtlan qualli tlacatl cecentiacan:
-Qualli hueymiztli, amo mellac que ce qualli ica ce amoqualli moxtlahua?
-Quema.
-Qualli quacue,  amo  mellac que  ce qualli  ica ce amoqualli moxtlahua?
-Que ma.
-Qualli cahuayo,  amo  mellac que ce qualli  ica ce amoqualli moxtlahua?
-Quema.
Iman  nin qualli tlacatl oquicac nochi tlen inin yolcame  oconi- toque, que nochi qualli ica ce amoqualli  moxtlahua, omocamic. Za coyotl  opollihuia quitlatlaniz tla  mellac  onoce  amo  mellac  tlen oquitohuaya couatl. Oacito couatl itech coyotl:
-Qualli coyotl,  amo  mellac  que  ce qualli  ica ce amoqualli moxtlahua?
-Pollihui  niquitaz que otieya huan  icon qualli timitzilhuiz tla
mellac onoce amo mellac tlen tiquitohua, tla qualli tiquaz nin qualli tlacatl onoce amo. Tlaximotlalli que ochtopa  otieya.
Occequin  yolcame  onahuatque tlamach:
-Man motlalli,  tla tiquittacan!
Niman  omotlalitihuetz occepa itzallan quame,  oncan  quilhuia coyotl:
-Axan ompa  ximocahua,  tehuan ye tiaui.
Oquicateque, mocuellotica ihuan pitzatzi, que iman oqui- nextito qualli tlacatl.
Qualli  tlacatl oquitlazocamachilli qualli coyotl.
-Axan, qualli coyotl, cepan  tiacan  nochan.
-Tlen taitihue?
-Axan nicnequi  timitzintlacolliz cequi piome.
-Amo, xiccahua;  nehuatl ica nican  nia.
-Amo,  tiahue!
-Axan tlaxquita,  ye tiotlac; ocachi qualli tla ticnequi  tinechin- tlacolliz,  rnoztla,  zan ocuatzinco, xinechinhualiquilli  ipan  inin tlatlatelli,  tirnitzchla, zan ocuatzinco,  iquac ayemo  quixohuatzin tonnalli;  iman  tzilliniz  macuilli   tepozcalapillolli ye  oncan   tiez iquion tocahua.


                                       5

-Si no estas de acuerdo, trae cuatro personas y delante de ti les preguntare y veras como es cierto que un bien con un  mal se paga.
Fuese  luego  el buen hombre en  busca  de  cuatro animales machos.  No tuvo que andar muy lejos, cerca de ahi los encontro. Llevo un  buey, un caballo,  un  leon y un coyote. La culebra co- menzo a preguntar a cada uno  de los animales,  delante del buen hombre.
-Buen leon,  foo es cierto que un bien con un mal se paga?
-SL
-Buen buey,  foo es cierto que un bien  con un mal se paga?
-SL
-Buen caballo, �no es cierto que un bien con un mal se paga?
-Si.
Cuando el buen  hombre oyo lo  que  decfan  aquellos  anima- tes,  que siempre un bien  con un mal se paga,  se asusto.  Solo fal- taba  preguntar al coyote si era o no cierto  lo  que  decfa  la  cule- bra. Llegose  la culebra al coyote:
-Buen coyote, dno es cierto que un bien con un mal se paga?
-Falta que vea yo como  estabas y asi podre decir  si es o no cierto lo que dices, y si esta bien  que te comas a este buen  hom- bre, o no. Ponte como estabas  antes.
Los otros animales contestaronjuntos:
-iQue se ponga; veremos!
Entonces, la  culebra se  coloco  otra vez entre los  arboles,  y luego le dijo el coyote:
-Ahora,  lquedate:  Nosotros ya nos vamos.
La dejaron retorciendose y chillando, como cuando la encon- tro  el buen  hombre. El buen hombre le dio  las gracias  al buen coyotito.
-Ahora, buen  coyotito, vamos juntos a mi casa.
-�A hacer que?
-Quiero regalarte algunos  polios.
-No dejalo:  yo me voy por  aqul.
-iNo, vamos!
-Mira,  ahora  ya es tarde;  es mejor,  si quieres regalarrnelos, que rnafiana temprano me los lleves sobre ese monticulo; te es- perare muy de mafiana;  cuando  aun no sale el sol. Al dar  las cin- co ya estaras ahi. Asi quedamos.





-Amo ye, amo  tihuallaz huan  zan nenca  nocuepaquin.
-Amo,  in ica,  nican  tirnitzchia,  qualli tlacatl.
Omocacaque que coyotl que tlacatl.
Qualli  coyotl  oquiquitzque  ixtlahuac,  huan  oya qualli  tlacatl no oquiquitzqui iohui. Oecoc ichan zan mocamauhcatlachfa. Quilhufa  izouan:
-Tlenon mopan mochihua? Zan timocatlachfa!
Iman ye open  quinonotza,  tlen ipan omochihuazquia:
-Onicnextito cente couatl oquinequfa nechquaz. Niman  omocamic  zouatl.
-Yotimitzilhuiaya amo  otiani;  amo  otinechcac,  tlamo amo otimomotiani otiquiuac que  ica  Dios  ihuelitzin  amitla  mopan omochin, icanica Dios omitztitlanilli inon yoyolcatl omitzpa- llehuito,  tlamo axan  nehuatl amo  nicmatizqufa  tlenon   mopan omochihuani amo otiuallacallaquini.
-Axan oniquallicazqufa qualli coyotl.
-Mancamo Dios!  Oncan  quintlamiz nopiouan!
-Amo oquinec  oniquilhuiaya, oncan  oquin  tlapepeniani Lien yehua oquinequini inon piome ocachi quaqualli,  totomaque. Axan moztla zan  ocuatzinco yotocaque ica  nin  yoyolcatl,  niquinhui- quilliz cequi  piome;  xinech  in tlapepenilli non  quaqualli piome; moztla, yotimitzilhui,  niquinhuicaz.
-Moztla amo  cana  tiatica. Amo  nicnequi itla  ticuiquilliniz inon  xolopi  yolcatl!  Nian  cente pioton! Yo  nicnemilli occachi qualli tlen ticchihuaz.
-Tlenon? Tia xinechilhui!
-Amo  xi ixquahuitl! Tien  ticchihuaz xiquincahua piome, xiquinhuiquilli non chichime  occachi tlaquaquani, xiquintlalli itic ichpoxatli ihuan zan que taciz canin  mitzchfa, amo  zazan ximo- pacho  itlac zan hueca  xiquincacahuilli.
-Tien oticnemilli amo qualli ca! Quenin ticnequi nicichhui- caz tlen amo nicuiquilizquia? Zan nicquamanaz! Tleca amo qualli tizohuatl?  Nia niquinhuicaz piome.
-Yotimitzilhui  que  amo,  huan  tla  tiquinhuicaz  niquallaniz
ihuan nichueicachihuaz.
Tlacatl amo oquinec  quiquallaniz izouan, oquichin  tlen oqui- tequimacac.  Moztlatica tlen oquichin oquinaqui  itic ichpoxatli, zan
ocuatzinco  oquiz.  Oquinmamaten  chichime oquinmacato  nelli piome que yeyalhua omocaque;  tlacatl oquinequfa  amonpon oyeni




-No,  no vendras y me haras regresar en balde.
-No, aqui te esperare,  buen  hombre.
En esto convinieron el coyote y el hombre.
El buen  coyote tomo  por el llano y se fue; el buen  hombre tarnbien  cogio su camino.  Cuando llego a su casa  no  mas  vela atontado.  Le dice su mujer:
-{Que te pasa?  Nada mas estas mirando atontado. Eruonces  comenzo a contarle lo que le habta  pasado:
-Me encontre con una culebra que queria comerme. Al oirlo se asusto la mujer:
-Ya te deda que no salieses.  No me oiste, si no, no te hubie- ses espantado; ya viste que  por la voluntad de  Dios no  te paso nada;  porque Dios te mando a ese animalito para que  te ayuda- se. De otro modo,  yo no hubiera  sabido  lo que  te habia  pasado; no habrias regresado a casa.
-Ahora iba a traer al buen  coyotito,
-iDios no lo quiera! Acabarfa con mis polios.
-No  accedio  a lo  que  le  deda que  escogiese  el mismo  los que  quisiese  entre los  polios  mejores  y mas  gordos.  Mariana, muy  temprano,  quede con  ese  anirnalito en  llevarle algunos polios.  Escoge  unos  polios  buenos pues  mariana, ya Le  dije,  se los  llevare.
-Manana no iras a ningun  lado. No quiero que le II eves nada a ese maldito animal:  ni un solo polio. Ya se me ocurrio que es lo que debes  hacer.
-{Que?  Dimelo.
-No seas tonto, {que ha de ser? Deja los polios y llevale esos perros  que  son  de  los  mas  mordelones; ponlos  dentro del  saco de pita y en cuanto llegues a donde te espera, sin acercarte a el demasiado,  desde  lejos, se los sueltas.
-Lo que has discurrido,  mujer,  no esta bien.  {Como quieres
que  le  II eve lo que  no debo  llevarle?  Lo enganarla.  {Por  que  no eres buena,  mujer? Voy a llevarle  los polios.
-Ya te dije que  no, y si se los llevas, me enfadare contigo, y arrnare la gorda.
El hombre  no quiso disgustar  a su mujer e hizo lo que ordena- ba. Al dia  siguiente,  metio  los  perros  en el costal de pita  y salio muy temprano.  Se cargo los perros en lugar de los polios que ha- bia ofrecido  el dia anterior.  El hombre  deseaba  que  no estuviese




coyotl; yoaciiaya tlacatl on moquequechtilana tla ye ompon  oyeya onoce  amo coyotl, oquixtlallo  zan hueca.  Coyotl zan papaqui  pa- paxialohua,  quinchfa ipiohuan, oecoc ipan tlatlatlelli canin ye oqui- chfaya cocoyotl, open  huehuetzca coyotl, papaqui.
-Qualli cocoyotl yonihualla, timitzincahuillico piome,  Axan, quenin  ticnequi timitzincahuilliz, cecentiacan onoce  tlamach?
-Cecentiacan amo, ocachi qualli tlamach xinechcahua, man
nitlamahuizo.
Open  quicamactotoma ichpoxatli.  Coyotl yomotlalli  za quin-
chfa quizazque  piome,  on momamatti ye oquinquitzqui. Oquinca- can chichime,  non nacazhuihuilaxtique. Coyotl zan que oquimitac ipan oyetaque, omocamic, iquion que omocamic noiqui omotlahuel- cuitiquiz ica chichime motehufa, motehufa, chichime oquitla- nitzpozteque coyotl, coyotl oquinquetzo  nohuian, oquinmapopoztec oquinnacazcocoton, que ce que occe omocoltique. Coyotl zan que oquittac que  oquixilique, ochollo  ica itic quayo,  amocehuitaya, otlachiaya  ica nica  oquincan amoqualli tlacatl  ica  ichichihuan; omataya canin  oquicocoltique ihuan otlacolcho! ca ya coyotl oquitohuaya:
-Ua ... ua ... ua ... ua ... ua ... ua ... Qualli oquitohuaya couatl que
ce qualli ica ce amoqualli moxtlahual


 
ahf el  coyote.  Ya  iba  llegando  el  hombre,  y estiraba  el pescuezo para ver si ya estaba ahf el coyote.  Lo descubrio desde  muy lejos. El coyote, muy contento, iba y venfa, esperando sus polios. Llego arriba del montfculo donde  ya lo esperaba el coyotito. Este cornen- zo a reir  muy contento.
-Bueno coyotito -le dijo el hombre-, ya que vine a traer- te los  polios. Ahora dime:  ecomo quieres que  los suelte?  ,Uno a uno, o to dos juntos?
-Que  no sea  uno  a uno;  es mejor que  sea juntos,  para que yo me divierta cazandolos,
El hombre empezo a soltar la boca  del  costal;  mientras,  el coyotito se habfa  sentado a esperar que saliesen los polios,  irna- ginandose ya que los cazaba, senua  que los cogfa. iY he aqui que le fue soltando los perros!  iDe esos que  arrastran las orejas! Y apenas  los vio el coyote,  ya estaban sobre  el. Primero  se asusto, y a la vez que se asusto,  se revolvio furioso a refiir con los perros. Los perros le  quebrantaron  los  huesos  de las  patas, mientras  el Jos mordia por dondequiera, rornpiendoles las manos  y desga- rrandoles las orejas. Mutuamente se lastimaron. En cuanto el co- yote comprendio que  iban a ganarle, huyo  bosque  adentro. Se reposaba a trechos,  volviendose  a ver hacia  donde habfa  dejado al hombre con sus perros, y contemplando las heridas que le ha- bfan causado,  exclamo llorando:
-Gua,  gua,  gua,  gua ...  iCon  razon  decfa  la  culebra  que  un bien  con un ma! se paga!